top of page

AÑO IGNACIANO: VER NUEVA TODAS LAS COSAS EN CRISTO

Domingo XIX 8 de Agosto.


¡ESTO SI QUE ES VIDA! Evangelio según San Juan 6, 41-51.


Los judíos están totalmente en contra de esa afirmación de Jesús: ”Yo soy el pan bajado del Cielo” por una razón obvia para ellos: nosotros conocemos a su padre y a su madre. Y en su afirmación atacan directamente al meollo del asunto: el misterio de esa decisión de la Trinidad cuando contemplan la historia humana: la encarnación del Hijo. Jesús en su planteo también anuncia el único camino para poder acceder a la Fe: “Nadie puede venir a mi, si no lo atrae (¡la atracción!) el Padre que me envió. Y Jesús avanza aún más lejos “Nadie ha visto nunca al Padre…solo Él ha visto al Padre.


Pero esto tiene graves derivaciones: solo en Jesucristo podemos alimentarnos de una fuente de vida, luz y esperanza que vienen del mismo Creador de la Vida. Solo conoce una vida diferente el que entra en contacto con el. La alternativa es quedar atrapados en el pasado y permanecer en la mediocridad.


Esto supone aventurarse a hacer un gran silencio y bajar a lo más hondo de nosotros mismos. Y ser testigos como Ignacio de una bomba de cañón. El Concilio Vaticano II nos habla de ese viaje a “la conciencia”, el núcleo más secreto del ser humano en el que la persona se siente a solas con Dios, un espacio interior donde la voz de Dios se escucha y resuenan los anhelos más nobles del corazón. Quien escucha esa voz interior se sentirá atraído hacia Jesús y podrá sentirse extraordinariamente amado. Y con Él descubriremos un modo de vivir que nos permitirá afirmar: “ Esto sí que es vida”.


Ahora estamos listos para comprender un segundo momento de revelación por parte de Jesús en este evangelio: “Sus padres en el desierto comieron el maná y murieron. Pero éste es el pan que desciende del cielo, para que aquel que lo coma no muera.” Ahora si que podemos empezar a sospechar y quizás a comprender lo que es vivir el regalo de la Vida Eterna.


Al vislumbrar lo que es “la vida en abundancia que el Señor nos trae” y su última afirmación: “el pan que Yo daré es mi carne para la vida del mundo” nos podremos sentir nuevamente invitados y alentados en esta celebración para iniciar o continuar en la misión.



Nota: Si tengo identidad CVX podré entender porqué en Nuestro Carisma CVX N° 142 dice: "La vida de la comunidad CVX está centrada en la Eucaristía". Por eso todos los miembros participan periódicamente en su celebración, expresando sacramentalmente la comunión fraterna, que se basa en el vínculo con Cristo y con la Iglesia.


Yolo Mosca Sj


105 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

コメント


NOVEDADES

bottom of page