top of page

Discípulos del Resucitado

La celebración de la Pascua se prolonga en un tiempo particular: el Domingo de la Resurrección se sigue celebrando a lo largo de toda una semana –completando 8 días-, a esto llamamos Octava de Pascua.


Con esto se inicia el llamado Tiempo Pascual, 7 semanas continuas (7x7: 49 días) que celebran la proximidad del Resucitado hasta Su Ascensión a los cielos, finalizando con la fiesta de Pentecostés (al día 50°).


Las misas de estas semanas están marcadas por la alegría y vitalidad de las primeras comunidades cristianas; las referencias al Bautismo, la misión y la vocación misionera. Y, por supuesto, por las referencias al Espíritu Santo que nos es dado para animar la vida de la Iglesia.


Los inicios de la predicación apostólica no fueron menos desafiantes que lo que nos toca vivir en relación a la alegría, la vitalidad y la esperanza. Los primeros cristianos se reunían a recordar lo vivido junto a Jesús y comenzaron a poner en práctica sus enseñanzas.


Convocados como colaboradores de Su misión, en CVX renovemos también las razones de nuestra alegría. Es el tiempo para reconocer cómo, la divinidad que parecía esconderse en la Pasión, se muestra ahora en la Resurrección, “por los verdaderos y santísimos efectos de ella.” [EE 223]


¿Estamos abiertos a los signos de Resurrección cotidianos? ¿Nos dejamos impactar por los efectos del Resucitado en el mundo? Pidamos que el Espíritu Santo, que habita en nosotros nos ilumine para reconocerlo.


Mariano Durand sj

40 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


NOVEDADES

bottom of page