top of page

Hermanos en la fe

El sábado 25 de junio nos juntamos en Floresta algunos miembros de las comunidades Romi, Kerigma y Emmanuel.


Los miembros de estas comunidades tenemos la gracia de habernos sentido llamados a integrar la iglesia desde una comunidad en CVX desde hace unos cuantos años, en algunos casos más de 30! Nuestro origen es diverso: algunos venimos de los grupos de Castores, otros de grupos de confirmación, también contamos con miembros que vienen de otros colegios y experiencias de Iglesia tanto de Montevideo como del interior del país.


Podría decirse que formamos parte de una generación, en su mayoría “post cincuenta”.

Hemos vivido juntos encuentros, retiros, asambleas, discernimientos, apostolados, envíos, cumpleaños, casamientos, nacimientos, divorcios, trabajos, mudanzas, viajes y también la pérdida de algunos queridos miembros de nuestras familias y de nuestras comunidades. Hemos compartido momentos de consolación y desolación, de grandes deseos y otros de tibia esperanza.


¡Tenemos mucho para agradecer!


Esta vez nos queríamos regalar un espacio para escuchar en qué andamos, como nos ha tratado este tiempo tan especial de pandemia y post pandemia, como andamos de ánimo, como están nuestras familias, como estamos en la comunidad: dejar soplar el Espíritu en nuestros corazones y compartir.


Pudimos celebrar la eucaristía (Gracias Mariano sj por hacerte el espacio) y hacerlo en Floresta, un lugar muy querido y cargado de historia y buen espíritu para nosotros.


También nos dimos tiempo para compartir un almuerzo tranquilo, sin apuros y sin agenda, simplemente disfrutando el encuentro.


Es bueno recordar (volver a pasar por el corazón), que deseamos seguir a Jesucristo y trabajar con él en la construcción del Reino, recordar que estamos ahí, presentes, los unos y los otros para apoyarnos, recordar que somos un cuerpo vivo con personas que están para dar y recibir ánimo, cariño, consejo y ayuda. Es bueno hacer un alto y compartir un rato con compañeros de camino de tantos años.


¡Gracias Señor por este encuentro!


-Comparto un texto de Olaizola que nos acompañó en un rato de oración y una fotito del final del encuentro.

BRISA A veces estás en la tormenta, la pasión desbordada, el estruendo de batallas en que me rompo, contigo o contra ti, y eres aguacero, que enfría mis certidumbres o apaga mis incendios. A veces estás en el huracán que me asusta y me enardece, bramando con fragor de profeta, desgarrando el mundo con la protesta de todas las víctimas que sufren, gritan y exigen justicia, y eres el viento que me arranca del hogar hasta que bailo con el mundo. Pero otras veces estás, cotidiano y discreto, como brisa en la mañana, en el cansancio de los días sin motivos, en la rutina del reloj de dentro, en las derrotas sin drama, o las victorias sin fiesta. Y eres silencio en mi oración desierta, eres caricia inadvertida, que, sin yo notarlo, alivia las viejas heridas de siempre. JM Olaizola sj



Sandra Rosas (Emmanuel)




164 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

NOVEDADES

bottom of page